¿Está Considerando Hacerse una Cirugía?

¿Le han dicho que usted necesita una cirugía? Si eso es cierto, no está usted sólo. A millones de personas se les practica una cirugía cada año, la mayoría de ellas no son emergencias; así que usted tiene tiempo para averiguar tan pronto como le sea posible, todo lo relacionado con la cirugía; también puede revisar otras opciones y además tendrá tiempo para consultar una segunda opinión.

¿Qué Debe Preguntar?

El decidir tener una cirugía puede ser difícil, pero información adecuada puede facilitarle la decisión. Una vez que usted sepa por qué la cirugía es necesaria y si no tiene otra alternativa de tratamiento, la cirugía podría ayudarle. Hable con su cirujano acerca de las condiciones y de la cirugía recomendada.

No vacile en consultarle al cirujano cualquier clase de preguntas que usted pueda tener. Por ejemplo, si los beneficios de la cirugía compensan los riesgos.

Su cirujano le responderá a todas sus preguntas, aclarándole todo lo que usted no pueda comprender. Las respuestas a las siguientes preguntas le ayudarán a que esté mejor informado para tomar la decisión.

  • ¿Qué cirugía es recomendada?
  • ¿Por qué necesito la cirugía?
  • ¿Puede otro tratamiento reemplazar la cirugía?
  • ¿Qué pasa si no me practico la cirugía?
  • ¿Cómo la cirugía afectaría mi salud y mi estilo de vida?
  • ¿Hay algunas actividades que no podré hacer después de la cirugía?
  • ¿Cuánto tiempo me tomará la recuperación?
  • ¿Cuánta experiencia tiene el cirujano en ésta clase de cirugías?
  • ¿Dónde será practicada la cirugía, en el hospital, en el consultorio del doctor, en un centro quirúrgico especial, o en una sala de cirugía ambulatoria de un hospital?
  • ¿Qué clase de anestesia será usada? ¿Qué clase de efectos y riesgos tiene la anestesia?
  • ¿Hay algo más que debería saber y que está relacionado con la cirugía?

¿Cómo Seleccionar un Buen Cirujano?

Su médico general, el médico internista o el gastroenterólogo pueden recomendarle un cirujano. Usted también puede querer consultar a otro especialista independiente, para tener una segunda opinión.

Una manera de reducir el riesgo de la cirugía es seleccionando a un cirujano que esté entrenado rigurosamente haciendo el tipo de cirugía que usted necesita, y alguien que tenga amplia experiencia en este campo. Esté seguro de preguntar por los títulos del cirujano, por ejemplo, usted tal vez querrá saber si el cirujano es certificado por la Asociación de Cirugía local o por asociaciones internacionales de cirujanos. Los cirujanos quienes están certificados por este tipo de organizaciones han completado satisfactoriamente el entrenamiento y han pasado los exámenes de su especialidad.

No vacile en llamar al consultorio del doctor para averiguar por ésta información. La Sociedad Médica en su área y el hospital donde la cirugía se lleve a cabo podrán verificar el entrenamiento y la experiencia de su cirujano. Trate de escoger un cirujano con experiencia que realice cirugías con regularidad (varias veces a la semana) y quien haya tratado antes un problema como el suyo.

Otra forma de seleccionar adecuadamente a un cirujano es preguntando por los hospitales en los cuales forma parte del staff de especialistas de llamada. Si su cirujano es parte de este grupo de especialistas, puede estar seguro de su capacidad, pues los hospitales privados seleccionan cuidadosamente y con criterios muy rigurosos a los especialistas que llamarán en caso de emergencia.

¿Cómo Obtener Una Segunda Opinión?

Tener una segunda opinión a través de otro cirujano, es una buena manera de estar seguro que hacerse la cirugía es la mejor elección para usted. Mucha gente teme consultar otra opinión, porque ellos piensan que pueden ofender al doctor. Sin embargo, obtener una segunda opinión es una práctica médica común, muchos doctores la fomentan.

Obtener una segunda opinión también es una buena manera de recibir ayuda profesional adicional de otro doctor, quien conoce muy bien cómo tratar su problema médico particular. Además, una segunda opinión puede asegurarle que la decisión de tener una cirugía es la correcta.

No tenga miedo en decirle a su cirujano que usted quiere consultar otra opinión y que a usted le gustaría enviar su historia clínica a un segundo doctor. Esto le puede ahorrar tiempo, dinero y posiblemente incomodidad, porque los exámenes que usted ya se ha practicado, no necesitan ser repetidos, si el segundo doctor tiene los resultados de estos exámenes.

Cuando se obtiene otra opinión, coméntele al doctor sus síntomas, el tipo de cirugía que le ha sido recomendada, y los resultados de cualquier examen que usted se haya hecho.

Hágale al segundo doctor las mismas preguntas que usted le hizo al primero acerca de los beneficios y los riesgos de la cirugía.

Si el segundo doctor está de acuerdo en que la cirugía es necesaria, él o ella usualmente
lo referirán al primer doctor para la cirugía. Si el segundo doctor no está de acuerdo con el primero, usted podrá pensar que tiene suficiente información para decidir qué hacer, o hablar de nuevo con su primer doctor o desear ver a un tercer doctor. Su medico de cabecera puede ayudarle a decidir qué hacer.

Permiso para la Cirugía

Antes de tener una cirugía, a usted le pedirán su consentimiento.

Es importante discutir con su cirujano todas sus inquietudes acerca de su condición y de la cirugía, antes de firmar este permiso. En muchos casos, su cirujano le dará bastante información, pero no vacile en hacer las preguntas que usted todavía tenga. Su doctor debe estar dispuesto a tomarse el tiempo necesario para estar seguro que usted está completamente informado.

 ¿Cómo Pagarle al Cirujano?

Antes de su cirugía, pregúntele a su cirujano por sus honorarios. Algunos cirujanos le darán ésta información, si no lo hacen, no vacile en preguntarles. Usted puede averiguar por los costos del hospital en las oficinas del hospital. Su doctor le dirá cuánto tiempo va a estar hospitalizado. Hoy en día, existen muchos tipos de cirugía que pueden ser practicados sin hospitalización. Su cirujano podrá decirle si esto es posible en su caso.

Además de los honorarios del cirujano y del costo de la hospitalización, a usted también
le cargarán a la cuenta el servicio de otros profesionales, como el anestesiólogo, y los consultores médicos. Usted puede verificar su plan de seguro médico para ver que porción del costo total usted tendrá que pagar. Probablemente necesitará aprobación por parte de  su plan de seguro médico, antes de hacerse la cirugía.

Si su plan de seguros no cubre todos los costos y usted no puede pagar la diferencia, discuta su situación francamente con su cirujano. No opte por la oferta más barata. A la larga, esto puede afectar directamente el resultado de la cirugía y puede derivarse en complicaciones que serán más costosas.

 

No pierda nunca de vista que es su salud la que está poniendo en manos del especialista, por lo que debe tomar esta decisión en forma muy responsable.

La información es la mejor arma para poder tomar decisiones…por lo que antes de su cirugía, obtenga la mayor cantidad posible de ésta, y así se garantizará un buen resultado final.

Deja un comentario